El icono del Nacimiento de Jesus

“Y sucedió, que mientras estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre” (Lucas 2, 6-7).

Icono ortodoxo Nacimiento Jesus

 

El icono ortodoxo del nacimiento de Jesús nos pone en comunión con todo el misterio de la Navidad. Se presentan diversas escenas, como si se tratase de una fotocomposición de varias escenas simultaneas. Y los protagonistas de estas escenas tienen nombre concreto y una misión que cumplir.

Dentro de un marco luminoso, Santa María ocupa el centro de la escena y no mira hacia el Niño, mira hacia nosotros. María no es posesiva. Ella ofrece al Niño al que ha dado a luz a todos los hombres para que sea su salvación. Está revestida de la púrpura divina como Madre de Dios – Theotokos. Sobre su manto aparecen las tres estrellas que indican su virginidad, a pesar de haber concebido un Hijo. En algunos iconos María aparece con los pies atados para significar que no dio a luz como el resto de las mujeres, sino que su alumbramiento fue milagroso y virginal.

A su lado se encuentra la cuna donde está acostado el niño Jesús. En torno a la cuna del Niño aparece la gruta de Belén oscura que es el símbolo de las tinieblas que se cernían sobre la tierra antes de la venida de Cristo. “El mundo que andaba en tinieblas vio una gran luz” – dice la profecía.

Sobre el Niño desciende desde lo alto un haz de luz que ilumina todo el entorno. El iconógrafo quiere expresar que, viniendo al mundo, el Hijo de Dios entrega su vida por la salvación del mundo. El viene a disipar las tinieblas del pecado.

En lo alto, los ángeles cantan la gloria del Señor y anuncian la Buena Nueva a los pastores.

Los pastores son los primeros que han recibido el anuncio del ángel, y “presurosos” van a Belén para ver qué es lo que el Señor les ha anunciado.

Los Reyes Magos ofrecen al Niño sus presentes, siendo testigos de la escena el buey y la mula.

En la parte inferior también se distinguen dos escenas: San José, reflexivo y meditabundo, piensa en el misterio y duda. A su lado aparece un misterioso personaje ¿un pastor?, ¿la personificación del demonio tentando a José en medio de la duda? A la derecha unas mujeres lavan al Niño como queriendo resaltar su naturaleza humana. Son solo algunos de los detalles más presentes en este icono.

Lasă un răspuns

Completeaza detaliile de mai jos sau apasa click pe una din imagini pentru a te loga:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Schimbă )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Schimbă )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Schimbă )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Schimbă )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: